San Rafael, de de · temperatura:   C

Con la gente

Se viene la tercera cena de gala de Fundamiel

Mabel Castro y la licenciada Gisela Caballero, presidente y vice de la fundación, estuvieron en Radio M invitando a todos los que quieran ser parte de esta cena benéfica.

08-04-2018

La fundación Fundamiel, que se ocupa de la atención a niños con Espina bífida e Hidrocefalia, realizará la tercera Cena de Gala para recaudar fondos para construir la casa terapéutica. Será el sábado 14 de abril a las 22, en el Club Banco Mendoza (Rawson S/N, a metros de avenida Rivadavia).

Las tarjetas tienen un valor de $650 (adultos) y $350 (niños menores de 10 años) y se pueden adquirir llamando a los teléfonos 0260-4011952/0260-4051274 o escribiendo al Facebook de la fundación. Quedan pocas tarjetas a la venta.

Gisela Caballero, concejal del bloque UCR-FCM y vicepresidenta/psicopedagoga de la fundación y Mabel Castro, su presidente, visitaron el programa Con la gente para contar qué es lo que hace Fundamiel e invitaron a todos los que quieran colaborar.

Caballero señaló que “lo más importante de la cena, además de recaudar fondos, es que se visibilice la patología”.

Fundación Fundamiel

Está integrada por su presidenta, Mabel Castro, su vice Gisela Caballero, dos madres de pequeños con Espina bífida y un médico que está realizando su especialización y ocupa el cargo de vocal.

Actualmente tienen un registro de 28 niños, los que mayormente se atienden en Mendoza, trasladándose o a través de interconsultas. Cuando tengan su casa terapéutica, atenderán a niños que tengan -o no- obra social.

¿Qué es la espina bífida?

La espina bífida es una malformación congénita en el embarazo, producida a los 27 días de gestación. Se trata de un Defecto del Tubo Neural (DTN).

El tubo neural es un canal que se cierra para permitir la formación del sistema nervioso central del futuro bebé. Cuando éste no se cierra correctamente, la médula ósea queda totalmente desprotegida. Esta situación produce graves daños en el bebé al nacer, ya que afecta al sistema nervioso central, el aparato locomotor y el sistema genitourinario.

Si hay antecedentes familiares o existen factores de riesgo se realizan una serie de pruebas en el embarazo para comprobar o descartar la existencia de la espina bífida.

Las pruebas más habituales son la ecografía (semana 20 de la gestación) y la amniocentesis, pero también se realiza un estudio del nivel de alfafetoproteína (proteína que se desarrolla en el feto) en la sangre de la madre. No obstante, no siempre es sencillo detectarla.

Existen diferentes tipos de espina bífida: oculta, meningocele, mielomeningocele.

Si bien se desconocen las causas exactas que producen la enfermedad, la espina bífida se puede prevenir tomando ácido fólico antes de quedarse embarazada y durante los primeros meses de embarazo.  El ácido fólico ayuda a prevenir los defectos de nacimiento del tubo neural, como la espina bífida y la anencefalia.

Escuchá la nota completa.