de de - 00:00 hs
Mendoza

Cultura Exposición Domingo, 29 de Abril de 2018

Este viernes Dalí desembarca en San Rafael

Desde el 4 de mayo y hasta el 22 de julio, San Rafael será sede uno de los hechos culturales más importantes del año, la muestra La Divina Comedia, del gran Salvador Dalí.

El espacio elegido para recibir esta exposición internacional es el Centro de Congresos y Exposiciones Alfredo Bufano, de San Rafael. Las visitas individuales y guiadas a la muestra serán con entrada gratuita y proponen una nueva oportunidad para disfrutar del talento de un maestro universal de las artes plásticas.

La inauguración será este viernes 4 de mayo, a las 20 y promete reunir no sólo a los vecinos de San Rafael, sino a los amantes del arte de toda la provincia.

La ilustración de La Divina Comedia fue un encargo del Gobierno italiano, al cumplirse 700 años del nacimiento de Dante. Dalí realizó más de cien acuarelas, pero, debido a la gran polémica suscitada en Italia porque el artista seleccionado no fuera un italiano, el proyecto original fue abortado.

No obstante, se editó en Italia un libro con las ilustraciones y Dalí abordó el proyecto de recreación de la serie en xilografía, auspiciada por Joseph Foret, quien, junto con los grabadores en madera Jacquet y Taricco, inició el proceso de transferir las 100 acuarelas originales a 3500 tacos xilográficos, uno por cada color y unos 35 para cada acuarela.

La Divina Comedia fue ilustrada, entre otros, por Botticelli, Miguel Ángel y Gustavo Doré, antes del colosal trabajo de Dalí y por Barceló, en los últimos tiempos. Pero Dalí, a pesar del profundo conocimiento de la obra de Dante, no se limita a ilustrar los versículos, sino que, partiendo de ellos, deja aflorar libremente su universo personal, plasmando sus obsesiones y motivos recurrentes, uniendo el impulso surrealista a la aplicación de técnicas y estilos del renacimiento y el barroco.

Gisela Valdez Jaliff, directora del Centro de Congresos y Exposiciones de San Rafael dialogó al respecto con Radio M:

Excéntrico y genial

El catalan Salvador Dalí (Figueres, 1904-1989) fue uno de los más importantes artistas del siglo XX, exponente del Surrealismo. Vivió una vida intensa, danzando en continuo equilibrio entre realidad y sueño, trasformando su existencia en uno de sus mundos oníricos, donde los relojes se derriten al sol, los gatos vuelan y los animales tienen patas larguísimas y sutiles, como sus bigotes, inspirados en los del maestro español del Seiscientos Diego Velázquez, que juntos a los vestidos de terciopelo, de los colores brillantes con bordados de oro, fueron los símbolos de su bizarro y excéntrico personaje.

Decir que fue sólo un pintor es reductivo, también fue escultor, escritor, fotógrafo, cineasta, diseñador y guionista.

Su vida fue singular, desde su nacimiento. Su hermano mayor, que también se llamaba Salvador, murió de meningitis, nueve meses y diez días antes de que él naciera. Así fue que sus padres se convencieron de que el neonato fue la reencarnación de su hijo difunto, y de esto también se persuadió el joven Dalí. En su infancia, con absoluto desconocimiento técnico, descubrió la pintura, durante una larga convalecencia, en una finca de la familia Pichot, la cual aconsejó que siguiera su aprendizaje.

Poco tiempo después encontró su primer maestro, Juan Núñez, que lo encamino en el uso del claroscuro y la técnica del grabado. En el año 1921, se inscribió en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, donde se hizo conocer por su actitud revolucionaria y anarquista, por la cual fue expulsado, una primera vez y arrestado. Tras ser readmitido, en el 1926, fue definitivamente echado, porque rechazó rendir el examen final, declarando que ninguno de los miembros de la comisión era capaz de juzgarlo.

Los años siguientes a la experiencia madrileña fueron trascendentales para el artista: en Paris, conoció a Picasso y se unió al grupo surrealista de Montparnasse, del cual, una vez más, fue expulsado. En 1934, en Londres Stefan Zweig le presentó a Sigmund Freud. También frecuentó a Luis Buñuel y a Federico García Lorca.

Pero el encuentro más importante para su vida fue con Helena Diakonova, más conocida como Gala, once años mayor que él y ex esposa de su amigo, el poeta Paul Eluard. Ella fue su compañera de vida, con la cual no tuvo solamente una vigorosa relación sentimental, sino también profesional. Gala fue no sólo su amate, sino, además su amiga, musa inspiradora, modelo y manager de su excepcional arte.

Su obra más famosa, La persistencia de la memoria fue presentada en 1932, en la primera gran retrospectiva surrealista, que se celebró en Nueva York, ciudad donde se refugió con su amada, para escapar de la segunda Guerra Mundial, entre los años 1940 y 1948.

En los Estados Unidos fue recibido como una celebridad. Trabajó con el cineasta Alfred Hitchcock, con Walt Disney y dibujó joyas; muebles y accesorios de decoración.

A los 84 años, en 1989, Dalí murió en su pueblo natal, de un paro cardíaco, después de una larga agonía por el fallecimiento de Gala, en 1982. Cuando el genio se apagó, a causa de una terrible depresión, su cuerpo fue embalsamado y enterrado en una tumba, en el museo dedicado a él, en Figueres.

Fuente: Prensa Gobernación

Seguí leyendo en Cultura