de de - 00:00 hs
Mendoza

Mediamañana Lucha Antigranizo Martes, 6 de Noviembre de 2018

La Lucha Antigranizo le responde al PJ: Los aviones sí vuelan, pero tienen limitaciones

El titular de la DACC, Alfredo Aciar, pidió contemplar las reglamentaciones que regulan las operaciones de las aeronaves.

06/11/2018

Días atrás, el PJ -a través del senador provincial Mauricio Sat- reiteró sus dudas sobre la presencia de los aviones de la Lucha Antigranizo en el Sur de Mendoza. Las aeronaves, sugirió, no están trabajando al nivel requerido.

Este martes, en diálogo con Radio M, el titular de Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas (DACC), Alfredo Aciar respondió a las críticas de Sat y aseguró que los aviones están trabajando. Pero recordó que existen limitaciones que no están siendo consideradas por las críticas.

La DACC y su división de Lucha Antigranizo, dijo Aciar, deben cumplir reglamentaciones que, a veces, limitan la operación de los aviones en determinadas circunstancias.

Una de las disposiciones, ejemplificó, establece que los pilotos deben descansar 12 horas entre cada operación, lo que puede dejar vacíos en los procesos de siembra. Los aviones también deben usualmente regresar a tierra para recargar sus equipos.

"Puede causar una duda", reconoció el funcionario. "Pero yo tengo que regirme por los reglamentos: no puedo obligar al piloto a volar con sus horas vencidas. Sería una irresponsabilidad".

Nueva base de operaciones

Los aviones de la Lucha Antigranizo que operan en el Sur de Mendoza tendrán desde este martes una nueva base en la que aterrizar: el aeropuerto de Malargüe. Así lo establece un acuerdo firmado por la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas (DACC).

Según explicó Aciar, hasta ahora, durante los cierres del aeropuerto de San Rafel (donde está la principal base de operaciones del Sur), los aviones tienen sólo dos opciones imprácticas para operar: viajar a la Ciudad de Mendoza o a la provincia de Neuquén.

Los propios pilotos, dijo el funcionario, presentaron la inquietud y sugirieron la idea de operar también desde Malargüe.

La nueva política se complementa, además, con otra disposición del Comité Científico de la Lucha Antigranizo, que autorizó a los aviones a volar 50 kilómetros más al oeste para atacar las tormentas en su formación.


Seguí leyendo en Mediamañana