de de - 00:00 hs
Mendoza

Mundo Arabia Saudita Miercoles, 15 de Mayo de 2019

Ataron a una empleada doméstica a un árbol como castigo por haber dejado un mueble bajo el sol

Una compañera de trabajo de la joven fotografió el hecho y pidió ayuda a través de las redes sociales. Las autoridades filipinas actuaron de inmediato y lograron liberarla.

Miercoles, 15 de Mayo de 2019
(745132)
Mediamendoza El Diario del Sur de Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

15/05/2019


Una empleada doméstica terminó atada a un árbol como castigo por haber dejado un mueble al rayo del sol. La mujer, llamada Lovely Acosta Baruelo, es oriunda de Filipinas y llevaba varios meses trabajando para una familia adinerada en Riyadh, Arabia Saudita. Según sus jefes, el descuido de la joven pudo haber causado que se arruinara una pieza muy valiosa.


Una compañera de trabajo, que era testigo del maltrato físico al que Baruelo era sometida, decidió registrar el hecho con su teléfono celular para pedir ayuda. Las imágenes, tomadas el 9 de mayo, muestran a la empleada de 26 años amarrada por las piernas y por las muñecas a un árbol del jardín. A través de esa penitencia, la familia pretendía demostrarle los efectos de permanecer mucho tiempo bajo el sol, tal como ella había hecho con uno de sus costosos muebles.

A raíz de la rápida difusión de las fotografías, el Departamento de Asuntos Exteriores de Filipinas (DFA) fue puesto al tanto de la situación y actuó rápidamente para ayudar a la muchacha a regresar a su país de origen. En un comunicado oficial, el organismo informó: "Tomamos conocimiento de lo ocurrido el 9 de mayo y Baruelo fue repatriada ese mismo día".

De vuelta en Filipinas, la joven manifestó su gratitud hacia todas las personas que contribuyeron a hacer visible su situación. Además, pidió ayuda para sus compatriotas que aún trabajan para la familia saudí. "Ellos me salvaron difundiendo las imágenes. Temo por su seguridad. Espero que puedan rescatarlos pronto", finalizó.

Los ataques a empleados filipinos son moneda corriente en Arabia Saudita. Según el Daily Mail, se estima que 2,3 millones de filipinos trabajan en Oriente Medio y África. De ese total, más de la mitad son mujeres.

Fuente: tn.com.ar