de de - 00:00 hs
Mendoza

San Rafael Incendios forestales Miercoles, 17 de Enero de 2018

Una usurpación impidió el uso de la pista de Monte Comán durante los incendios

El lugar estuvo tomado ilegalmente por una familia durante siete años; por imposición judicial, la pista debió ser desactivada.

17-01-2018

Durante 17 días, los peores incendios forestales registrados desde 2001 azotaron al Sur de Mendoza y dejaron un saldo de casi 200 mil hectáreas abrasadas, daños ambientales catastróficos y millonarias pérdidas en infraestructura.

Tras largas jornadas de lucha, el fuego pudo ser controlado y, finalmente, extinto. Culminadas las tareas, las autoridades y los brigadistas implicados en el operativo han iniciado una evaluación de la cadena de errores o irregularidades que permitieron o auparon el voraz desarrollo de los incendios.

Uno de los puntos anotados en la lista de anomalías tiene a la pista de aviones de Monte Comán como protagonista. Esta base, ubicada en un terreno fiscal —que cuenta con nomenclatura catastral—  y está bajo jurisdicción de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, apenas pudo ser usada en el operativo contra el fuego.

Aunque la pista está ubicada a escasos 10 kilómetros de los principales focos de incendio registrados en las últimas semanas, los aviones hidrantes debieron usar al aeródromo de General Alvear —a 80 kilómetros de distancia— como punto de operación. Esta complicación, explicó el titular del Plan de Manejo del Fuego, Guillermo Ferraris, hizo que los aviones perdieran eficacia, establecida protocolarmente en un rango máximo de 50 kilómetros a la redonda. En Monte Comán, en tanto, la pista yacía en un exasperante estado de abandono.

Cuando la base terminó de construirse —proceso que duró tres años— hace siete años, una familia con niños se instaló en el predio y aseguró que las tierras les pertenecían y “siempre” había sido así. Tras esta usurpación, la Justicia inició un proceso que estableció a las autoridades provinciales una cautela de no innovar, lo que permitió un lento pero abrasivo avance del abandono. Por acción de este escudo judicial, la pista terminó, ulteriormente, perdiendo su aptitud para operar.

Durante los incendios, las autoridades ordenaron un reacondiciones de la pista, cuya utilización era imperiosa. Sin embargo, las tareas se extendieron por largos tres días y requirieron de maquinarias que también eran necesarias, simultáneamente, en el operativo contra el fuego. El contratiempo dio espacio para que las llamas salieran de límites controlables. Cuando las labores culminaron, la operatividad de la base dentro del plan general estaba notablemente mermada.

Seguí leyendo en San Rafael