de de - 00:00 hs
Mendoza

San Rafael Caso Joan Villegas Martes, 15 de Mayo de 2018

Sin prensa ni terceros: el juicio por el asesinato de Joan Villegas se realizará a puertas cerradas

El debate, que culminará con una sentencia para los cuatro imputados, entre ellos el futbolista Luciano Cabral, se realizará en privado por presencia de menores.

Fotos: Jorge Gutierrez / Mediamendoza.com

15-05-2018. El debate que analizará el homicidio de Joan Villegas -ocurrido el 1 de enero de 2017- y juzgará a los cuatro imputados que tiene la causa, inició este martes por la tarde y su finalización está prevista para el jueves 24 de mayo. Sin embargo, se realizará a puertas cerradas, según dispuso el Tribunal.

La decisión fue comunicada minutos antes del inicio del juicio por la secretaria del Tribunal, que abordó e informó a miembros de la prensa y a terceros que aguardaban el ingreso a la sala de audiencias en las puertas del palacio de Tribunales, ampliamente custodiado por una fuerte presencia policial.

La medida, explicó, está fundamentada en la Ley Provincial 6.354, que en su artículo 164 dispone: “La audiencia para debate se realizará a puertas cerradas, pudiendo asistir solamente el agente fiscal, las partes y sus defensores y las personas que el tribunal estime conveniente”. La disposición, arguyeron, tiene fundamento en el artículo 40 de la Convención de los Derechos del Niño, que reglamenta una serie de garantías a “todo niño” sobre el que pese un alegato de infracción penal.

Presuntamente, durante el asesinato de Joan Villegas hubo presencia de dos menores. Un adolescente de 13 años fue declarado inimputable; un segundo menor, Brian Santana, llegó a la mayoría de edad luego del hecho y será juzgado.

Asimismo, el tribunal evaluará la participación de José “Mono” Cabral; de su hijo, la antaño ascendente estrella futbolística Luciano Cabral; y de Axel Olguín, familiar de los dos primeros.

Según trascendidos, la estrategia de la defensa de Luciano Cabral, a cargo de Tíndaro Fernández y Gustavo Nedic, será asentar la responsabilidad material de la muerte sobre José Cabral, y separar en dos a la presunta riña previa al asesinato: una primera parte, en la que el futbolista habría tenido una participación; y una posterior, en la que éste ya no estaba presente.

De esta forma, la defensa podría argumentar que las manchas hemáticas halladas en las zapatillas del futbolista -la prueba que más lo compromete en la causa- se produjeron durante una primera (y benévola) pelea callejera. Lo que no implica su participación en el homicidio posterior, que, según los peritos, incluyó el uso de piedras y de un pesado trozo de hormigón arrojado sobre la cabeza de la víctima.

Seguí leyendo en San Rafael