de de - 00:00 hs
Mendoza

San Rafael En la vigilia de la votación del aborto Jueves, 9 de Agosto de 2018

La catedral, escenario de celebraciones y protestas durante el debate por el aborto

La previa de la votación se inundó de cánticos; la decisión final se festejó con aplausos.

Fotos: Jorge Gutierrez / Mediamendoza.com

09/08/2018. Durante la madrugada de este jueves, el Senado de la Nación rechazó el proyecto de ley que abogaba por la descriminalización y la financiación pública de la interrupción del embarazo. La propuesta, ya sancionada por la Cámara de Diputados, obtuvo 38 votos en contra y 31 a favor.

En San Rafael, el debate en el Senado -que duró más de 12 horas- se vivió con intensidad durante todo el día, pero la tensión se profundizó mientras se acercaba la hora final. La catedral fue el epicentro de las manifestaciones tanto a favor como en contra de la ley.

Cerca de la medianoche, un grupo de más de un centenar de manifestantes pro-aborto se congregó en la calle Manuel Belgrano, frente a la catedral. Pintados y enfundados en verdes y levantando carteles, los activistas -mayormente mujeres- cantaron sus consignas.

"Ole olé, ole olá, aborto libre y que los curas se vayan a laburar", fue la estrofa más repetida. Sonó varios minutos entre golpes de bombos, gritos y pitidos.

Entre los manifestantes y la catedral se interpuso un cuantioso grupo de efectivos de la Policía, que crearon un cordón alrededor del edificio. Pese a que el grupo se mostró muy activo, no se registraron incidente.

Más tarde, ya en plena madrugada, cuando el Senado finalmente votó negativamente el proyecto, llegó el turno del grupo "Salvemos las dos vidas". Apenas unas pocas decenas de personas se distribuían en pequeños grupos en la vereda. Cuatro globos celestes estaban atados a una balaustrada metálica.

Muchos siguieron la votación en vivo a través de sus móviles. Cuando el número final (38 a 31) apareció en sus pantallas y evidenció el fracaso del proyecto de ley, se escuchó un fuerte "¡viva!" entre los presentes, seguido por aplausos.


Seguí leyendo en San Rafael