de de - 00:00 hs
Mendoza

San Rafael Caso Fortunato Martes, 11 de Setiembre de 2018

La razón detrás de la leve condena contra Julieta Silva: los jueces no encontraron pruebas suficientes

El tribunal aseguró que no hay pruebas que acrediten un homicidio doloso. Y aseguraron que solo está acreditado el homicidio accidental.

11/09/2018

Según estaba previsto, cinco días hábiles tras la sentencia de 3 años y 9 meses contra Julieta Silva, los jueces que evaluaron el caso -Rodolfo Luque, Julio Bittar y María Eugenia Laigle- publicaron las razones jurídicas tras su polémica decisión, que muchos consideraron demasiado benevolente con la imputada.

De acuerdo a lo relatado a lo largo del documento de 62 páginas, el tribunal halló que no existen pruebas suficientes que acrediten que Julieta Silva quiso matar a Genaro Fortunato voluntariamente (homicidio doloso). En contraste, aseguró que solo el homicidio culposo está debidamente probado.

Un comportamiento doloso, argumentaron los jueces “no se presume”; sino que debe ser "probado" para ser válido. En esta línea, en el documento subrayaron que incluso los fiscales concluyeron que, potencialmente, Julieta pudo haber visto el cuerpo; aunque, agregaron, la ley exige “que lo haya visto efectivamente”.

Los jueces también rechazaron el "dolo eventual" y el  "estado de emoción violenta” que el fiscal Fernando Guzzo atribuyó a Silva. Afirmaron que “no se presume” tal actitud de acuerdo con la prueba disponible y señalan el video que muestra a Genaro y Julieta saliendo del bar La Mona, donde ella exhibe “cariño” y “contención”.

El tribunal, no obstante, reconoció que existió una discusión entre Silva y Fortunato previa a la muerte, pero destacó que este hecho no necesariamente implica una acción posterior violenta. 

En contraposición, los jueces concluyeron que la muerte de Genaro Fortunato fue un mero “homicidio culposo agravado”: indicaron que Silva actuó con imprudencia y antirreglamentariedad al conducir auto dadas las condiciones meteorológicas, su estado alcohólico y sus dificultades visuales.

Seguí leyendo en San Rafael