de de - 00:00 hs
Mendoza

San Rafael Viernes, 11 de Enero de 2019

El sacerdote sospechado de abandonar a su amante en agonía declaró y confirmó la historia

Viernes, 11 de Enero de 2019
Mediamendoza El Diario del Sur de Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

11/01/2019

Carlos Scarlata, el sacerdote sospechado de incurrir en un abandono de persona u omisión de auxilio a su presunta amante -la docente Valeria Cornejo- en su lecho de muerte, declaró este viernes ante el fiscal Javier Giaroli, titular de la investigación de la causa.

Durante su declaración, el hombre confirmó la historia: reconoció la relación, aseguró haber estado presente en la casa de la víctima el día 18 de octubre, tocado a la puerta, supuesto que la mujer había sufrido un "coma diabético", y abandonado el lugar.

La historia había sido previamente presentada ante la Justicia por una amiga de Valeria. La mujer, que tenía conocimiento de la presunta relación que mantenía el sacerdote y su amiga, aseguró que Scarlata se había contactado con ella luego del hallazgo del cuerpo (ocurrido el días 29 de octubre) para pedirle "reserva" y el teléfono de la víctima (que contenía conversaciones comprometedoras), y hacerle una escabrosa confesión.

Según la mujer, Scarlata le contó que él se había presentado en la vivienda de Cornejo el 18 de octubre y, tras tocar la puerta y no recibir respuesta, se retiró. Más tarde confesaría telefónicamente (diálogo que quedó registrado y ya fue analizado por la Justicia) que supuso que su amante podría haber sufrido un "coma diabético". Pero, incluso con esta información, el hombre se habría negado a auxiliar o pedir ayuda para la víctima, a fin de no levantar sospechas sobre la relación sentimental entre ambos.

Pese a su confesión, y según trascendidos, el futuro judicial del sacerdote podría ser más benevolente que el previamente supuesto. Podría ser acusado únicamente de "omisión de auxilio" ("al que a una persona herida o inválida o amenazada de un peligro cualquiera omitiere prestarle el auxilio necesario, cuando pudiere hacerlo sin riesgo personal o no diere aviso inmediatamente a la autoridad"), y caería sobre él sólo una multa económica.


Seguí leyendo en San Rafael