de de - 00:00 hs
Mendoza

Tiempo Libre Relaciones Viernes, 12 de Enero de 2018

La pubertad temprana sería una señal de posibles trastornos de conducta

Las chicas que comienzan esta etapa con anticipación también podría sufrir depresión en la adolescencia.

12-01-2018

Las nenas que comienzan la pubertad tempranamente podrían ser más propensas a la depresión y los trastornos de conducta hasta los 20 años que aquellas que tienen la menarca más tardíamente, según sugiere un nuevo estudio de Estados Unidos.

Los autores analizaron información de 7800 mujeres que habían tenido el primer ciclo menstrual a los 12 años, en promedio. Las habían entrevistado cuatro veces, entre los 16 y 28 años. Aquellas que habían comenzado la pubertad precozmente eran más propensas a la depresión y los síntomas eran más graves en la adolescencia.

A menor edad en el primer período, mayor era la asociación entre la pubertad temprana y los problemas de salud mental; el resultado era más sólido en las niñas que, por ejemplo, habían empezado a menstruar a los ocho años en lugar de los 10 años.

Con la pubertad precoz, las niñas eran más propensas también a tener problemas de conducta asociados con el robo, la mentira, el ingreso ilegal a lugares y la venta de drogas. Esa relación duró hasta la adultez.

Cambios corporales en biología, apariencia y autopercepción

“La magnitud de la asociación entre la pubertad y esos problemas psicológicos se mantiene estable, lo que quiere decir que la pubertad está sólidamente asociada con los síntomas depresivos y la conducta antisocial en la edad adulta como lo está en la adolescencia”, dijo Jane Mendle, investigadora de Cornell University, Ithaca, Nueva York.

Los cambios de la biología, la apariencia, la autopercepción y la emoción se unen para hacer de la pubertad una de las etapas más importantes del desarrollo humano, publica el equipo de Mendle en Pediatrics.

Los autores revisaron información del Estudio Nacional Longitudinal de la Salud Adolescente, que incluye jóvenes de distintas etnias y orígenes socioeconómicos. Las entrevistas se repitieron cuatro veces entre 1994 y 2008.

Las conclusiones

El equipo llegó a la conclusión de que las jóvenes con depresión en la edad adulta habrían estado en riesgo porque eran más propensas a empezar a tener esos síntomas en la adolescencia. Ese riesgo se mantuvo en el tiempo. El aumento del riesgo de tener conductas antisociales en la edad adulta, después de una pubertad precoz, no fue tan alto como con la depresión.

Fuente: tn.com.ar

    Seguí leyendo en Tiempo Libre