de de - 00:00 hs
Mendoza

San Rafael Jueves, 11 de Julio de 2019

El Fuerte de San Rafael, nuevamente amenazado por la desidia y el abandono

La desidia de la gente y un inadecuado manejo de su custodia, ponen en peligro una vez más las  ruinas del histórico Fuerte que aún resisten el paso del tiempo. Hoy son nuevamente maltratadas por los niños y sus travesuras.

Jueves, 11 de Julio de 2019
Mediamendoza El Diario del Sur de Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

12/07/2019


Con un presupuesto de 5 millones de pesos en el 2017 fueron puestas en valor las ruinas del mítico Fuerte de San Rafael en la Villa 25 de Mayo. La obra consistió en la construcción de un circuito de veredas, una pasarela de observación suspendida sobre las ruinas, la edificación de un informador turístico con sanitarios, la refacción de la plaza de Armas contigua al fuerte y la instalación de un sistema de iluminación LED.

Esto sumado a la labor de antropólogos, arqueólogos y otros investigadores que trabajaron minuciosamente en la preservación y limpieza de ese sector que alberga tanta historia de los primeros habitantes de nuestro territorio.

Sin embargo, la obra que parecía solucionar años de desidia y malos tratos para con ese patrimonio cultural, después de dos años de su puesta en valor las ruinas del fuerte vuelven a mostrarse con el mismo panorama por la imprudencia y desinterés de la gente respecto a la preservación de la historia de San Rafael.

Una vez más se puede observar a los niños corriendo sobre los restos de las añosas paredes del histórico fuerte, pisando parte del piso original que fue recuperado por los investigadores que trabajaron allí o circulando en bicicleta sobre la rampa que permite visualizar las ruinas desde lo alto.

Marisol López, directora del Museo Narciso Sosa Morales e integrante de la Asociación Fuerte de San Rafael destacó "vemos a diario esta situación y nos da mucho dolor por todo lo que trabajamos para que se realizaran las obras de su puesta en valor y por lo que seguimos trabajando para completar el proyecto".

Y explicó "para la custodia compartida se firmó un convenio con el Municipio, pero el Municipio no nos renovó el convenio y ahora no contamos con un aval para poder intervenir en el cuidado de las ruinas. De hecho no tenemos ni las llaves, las tienen en la delegación municipal, entonces hasta que no se haga el plan de manejo y nos designen personas para poder controlar y guiar a los turistas que deseen ingresar, no podemos hacer nada, ni siquiera cerrar para que no pasen estas cosas que se ven todos los domingos o los días que se abren esas puertas".

"Nosotros somos una asociación apolítica que lo único que buscamos es preservar nuestra historia, de hecho el recorrido comienza en el museo donde se realiza una proyección, se muestra un réplica del fuerte y concluiría en las ruinas, pero no logramos reunirnos con el intendente para que se confeccione y se cumpla el plan de manejo" agregó López.

Además, la directora del museo recordó que aún resta realizar otra etapa de la puesta en valor, esta consiste en una especie de amalgamado de las paredes que es para la protección de la ruinas, con el fin de que no se deterioren por la erosión provocada por las condiciones climáticas. Cuya responsabilidad en ese caso le corresponde a los gobiernos Provincial y Nacional, por estar declarado como patrimonio provincial y nacional.

"Con nuestro empuje se logró todo esto, pero ahora tras la finalización del convenio que teníamos con el Municipio después de 15 años, no podemos hacer nada. Es una situación dolorosa después de tantos años de trabajo con el solo objetivo de contar nuestra historia tanto con el museo, como con las ruinas".

Y concluyó "no queremos pelearnos con nadie, sólo encontrar una solución, ya que lamentablemente la gente hace lo que quiere, lo pisa, lo daña. en un año no habrá ni paredes, se convertirán en polvo si esto no se soluciona".

El Fuerte de San Rafael del Diamante cumplió una labor defensiva y generó el desarrollo de un poblado pionero, que atrajo contingentes de europeos volcados a la economía de pastoreo y de la agricultura de viñedos y frutales.