de de - 00:00 hs
Mendoza

Con la gente Salud Domingo, 7 de Enero de 2018

Hemoterapia del hospital Schestakow recibe cada vez más donantes, pero todavía es insuficiente

“Donar sangre es salvar vidas”, reiteró la titular del servicio, que además inscribe donantes de médula.

08-01-2018.

El Servicio de Hemoterapia del hospital Schestakow ha experimentado un aumento en el número de donantes de sangre, según comunicó la jefa de unidad, Alejandra Galeto. Sin embargo, agregó, la necesidad de voluntarios sigue siendo imperiosa.

“Es una fiesta que alguien venga a salvar vidas”, comentó la galena. En vacaciones, particularmente. Según expresó, durante el período estival, los recesos también alcanzan al servicio, que registra una baja, justo en un lapso de tiempo en que la provisión de sangre es más esencial, debido a accidentes o concurrencia de turistas sin contactos locales que les puedan proveer.

Aunque, explicó la funcionaria, el servicio cuenta con un banco de sangre, el stock es finito. Los glóbulos rojos, ilustró, pueden almacenarse sólo 35 días, y las plaquetas apenas 5 días. La renovación debe ser constante.

Los tiempos acotados hacen de los donantes un recurso valioso. Por esto, desde el servicio apuntan al “donante altruista”, que se apunta a la extracción voluntariamente, al menos una vez por año.

Que en el servicio se presenten personas espontáneamente, detalló Galeto, es además síntoma de “buen producto”: se trata de individuos que no lo hacen por dinero -lo que es ilegal- y tampoco como un compromiso. Esto implica que no hay riesgo de que omitan datos precisos sobre su salud, y permiten que las donaciones sean óptimas. “Para nosotros es un deber tener la mejor calidad, porque eso va a un paciente”, indicó.

Tras la donación de sangre, Hemoterapia permite también que el asistente se inscriba en el registro de donantes de médula de Incucai. En caso de existir una compatibilidad -coincidencia que Galeto describió como “ganarse la lotería”-, el inscripto es llamado para una extracción cuya complejidad, dijo la médica, es muy baja, simple y rápida, a diferencia de lo que suele murmurarse. El procedimiento se realiza en Mendoza, Córdoba o Buenos Aires, y el organismo abona cada gasta del donante y hasta de un acompañante. Así de indispensable es la donación.

“Científicamente no tiene explicación, pero mucha gente refiere que después de donar se siente bien”, celebró Galeto. “Cuando me preguntan si hace bien, yo digo: ‘sí, al alma’”.

Escuchá la entrevista completa:

    Seguí leyendo en Con la gente