de de - 00:00 hsMendoza

El primer diario digital del sur de Mendoza

Mundo Jueves, 21 de Mayo de 2020

Lo secuestraron cuando era bebé y se reencontró con sus padres 32 años después

La policía recibió una pista clave. Tras una investigación y un test de ADN llegó el emotivo abrazo.

Jueves, 21 de Mayo de 2020
(1111707)
Mediamendoza El Diario del Sur de Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

22/5/2020


Mao Yin tenía dos años cuando fue secuestrado en 1988 delante de un hotel de la ciudad de Xi"an. Treinta y dos años después, este lunes por la tarde, se reencontró con sus padres, entre abrazos, lágrimas y cámaras de televisión.

Las imágenes muestran cómo el hombre de 34 años corrió hacia su mamá para recibir el abrazo que ella ansió darle durante más de tres décadas. Lentamente, su papá se sumó y los tres quedaron un largo rato juntos. Lloraron, se besaron, se acariciaron. Se reconocieron.

La madre, Li Jingzhi, contó al canal de televisión público CCTV que tras la desaparición de su hijo dejó su trabajo y distribuyó sin éxito más de 100.000 avisos de búsqueda.


Se unió a una asociación de búsqueda de chicos perdidos y a lo largo de los años ayudó a que 29 nenes se reencuentren con sus familias. Y ahora, finalmente, le tocó a ella vivir este momento. "No lo puedo creer", dijo, mientras miraba y acariciaba a su hijo.

Tras el rapto, la policía buscó a Mao Yin en más de 10 provincias y municipalidades. Según descubrieron en abril gracias a un informante, Yin había sido vendido a una pareja sin hijos de la provincia vecina de Sichuan por 6.000 yuanes, menos de mil dólares.

La policía utilizó la técnica del reconocimiento facial para envejecer artificialmente fotos de su infancia y compararon el resultado con la base de datos nacional de fotos de identidad para encontrar a las personas con rasgos similares.

Las autoridades finalmente dieron con un joven de 34 años llamado Gu en la ciudad de Mianyang, en la provincia de Sichuan. Un test de ADN permitió confirmar que ese gerente de una tienda de decoración era efectivamente el niño robado.

Según explicó a los medios, Mao creció sin saber que había sido robado y sin imaginar la existencia de sus padres biológicos.

"No quiero que se vaya. No dejaré que nos abandone", declaró Li Jingzhi durante el encuentro, agarrando con fuerza la mano de su hijo.

El joven declaró que irá a pasar unos días en Xi'an con sus padres, antes de volver a Sichuan para ocuparse de algunos asuntos. "Para ser honesto, todavía no estoy bastante seguro del futuro", dijo.

En la última década, la policía china ayudó a más de 6.300 niños secuestrados a encontrar a sus familias gracias a los tests de ADN, según la agencia de prensa oficial Xinhua.

La policía todavía investiga los detalles del caso de Mao Yin.

Fuente: tn.com.ar